Tu Municipio
Conoce a detalle temas relacionados con tu municipio

Historia

Una diversidad de sitios arqueológicos se encuentran en las tierras del municipio, los cuales muestran grandes diferencias culturales que abarcan múltiples etapas históricas de la época prehispánica. En estos términos, lo mismo encontramos elementos de la época del clásico representada en el cerro Mazahua o en el lugar denominado Poblado Santo Tomás (El Puerto), que del  postclásico tardío manifiesto en el sitio de El Malpais, el cual muestra las famosas pinturas rupestres y en donde probablemente se establecieron algunas de las culturas que dieron origen a Santo Tomás.


Muy poca información se encuentra acerca de época de la colonia. Sin embargo algunos datos de la vida cotidiana y de la organización política de la población han conseguido rescatarse.


Como ejemplo de ello tenemos que el pueblo de Santo Tomás, en uno de los documentos más antiguos que data de los años de 1686 a 1688, refiere el litigio por la posesión y legítima herencia entre Blas Hernández de Vargas contra Nicolás de Vargas en el que los dos reclaman ser dueños de la "hacienda  y trapiche de Santa Barbara". 


Para el año de 1794, según el pleito por unos platanales entre José Pantaleón y hermanos, contra Agustín Antonio, en el que éste último se decía encargado de la administración y justicia en el valle de Temascaltepec Santo Tomás aún no es llamado con el sobrenombre  “de los Plátanos” y para ese entonces, también puede deducirse, seguía perteneciendo al partido o jurisdicción de Temascaltepec. 


Durante el gobierno colonial, dependió de la alcaldía de Temascaltepec y Tuzantla, hoy del Estado de Michoacán.


En 1834 Santo Tomás, junto con Ahuacatlán, San Francisco Xoconusco, Ixtapan del Oro estaban sujetos al Ayuntamiento de San Martín Otzoloapan que dependía del partido de Temascaltepec y de la Prefectura de Sultepec.


En 1487 el coronel Ramón Archundia, jefe de armas de San Martín Otzoloapan, pretendió que los vecinos de Santo Tomás se incorporaran a la guardia nacional para salir a combatir al invasor estadounidense. Los vecinos de Santo Tomás se rebelaron en contra de la pretensión del Coronel y le hubiesen quitado la vida de no ser por el cura del pueblo, quien apaciguó al tumulto.


Durante la intervención francesa, Santo Tomás logró que el General Felipe B. Berriozabal, desde la ciudad de Zitácuaro, en donde estuvo en 1863 la cabecera del primer distrito militar del Estado de México, erigiera la municipalidad de Santo Tomás de los Plátanos. No se conoce el decreto pero en 1870 ya tenía funciones de Ayuntamiento.


El Dr. José Castillo y Piña uno de los cronistas más connotados de nuestra región nos dejó impreso el siguiente relato de esta época de la historia nacional. 


“En la época en que el general Don Porfirio Díaz lanzaba  a la República su famoso Plan de Tuxtepec  (10 de enero de 1876), el país se veía envuelto en una lucha fraticida, en esas luchas, alguno de los partidos preponderaba y entonces postergaba al vencido; alternativamente tales hechos sucedían, sembrando la angustia en los ánimos de ambos contendientes”.


En ese mismo año Don Francisco Salinas apoyado fuertemente por el coronel Ugalde ocupó el Valle, llevando consigo la desolación, pues en ese tiempo se vengaron de sus enemigos fusilando a algunos de ellos logrando Don Rafael Castillo, dominar a Ugalde impidiendo que pasara por las armas a los porfiristas Epitacio Cortés y Manuel Carrillo, originarios de Amanalco y que habían hecho resistencia en el Valle a las tropas gobiernistas.


Pero durante la estancia del coronel Ugalde en el Valle, sufrieron un serio descalabro; pues entre sus más aguerridos soldados se contaban los oficiales del Ejército Aranda y Nava que se pusieron al frente de las tropas, encaminándose a Santo Tomás en donde se habían pronunciado los vecinos a favor de Don Porfirio Díaz; pero al llegar las tropas del gobierno cerca de ese pueblo, los lugareños levantaron las compuertas del río y murieron ahogados muchos soldados, entre ellos Nava y Aranda.


Para el año de 1914, la plaza de Santo Tomás de los Plátanos, es asaltada y tomada el 2 de febrero por 60 rebeldes procedentes de Susupuáto de Guerrero, Michoacán, extraen el archivo, lo queman y cometen numerosos atropellos.


En los años de 1934-1936, recién iniciado el periodo agrarista del gobierno del General Lázaro Cárdenas del Río, la situación comenzaba a erradicarse del país. Sin embargo, una serie de situaciones de luchas internas entre distintos poblados vecinos fueron frecuentes, resultado de antiguas posiciones e intereses antagónicos religiosos, políticos y económicos (agraristas) que aún se vislumbraban, Santo Tomás de los Plátanos no se encontró ajeno a esta realidad.


El 14 de octubre de 1956, el pueblo de Santo Tomás de los Plátanos es trasladado en procesión con las imágenes del templo a su nueva ubicación, lo que es hoy el Nuevo Santo Tomás de los Plátanos.